+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


Es una realidad que por tantas y diferentes razones, podemos explicar por qué nosotros como mexicanos no contamos con una cultura de prevención sólida y en el caso del seguro de hogar o seguro de casa habitación no es la excepción. La realidad es que debemos despertar a hacia una conciencia muy diferente, nos referimos a darle mayor valor a nuestros logros, darle un mayor peso al fruto de nuestro trabajo y a todos esfuerzos que imprimimos al conseguir algo.

Esta es la situación, si nos damos un momento para reflexionar y hacer conciencia de todos los esfuerzos que nos han implicado el hacernos de una vivienda propia, todo lo que hemos tenido que pasar para logar acceder a una mejor condición de vida tanto para ti como para tu familia, la pregunta es… ¿Qué sentido tiene poner todo ello en riesgo?…

Si bien decimos que el Seguro de Hogar o Seguro de Casa Habitación es el segundo seguro más importante, es porque el primero indiscutiblemente es el Seguro de Vida; que ya sabemos que a través de este tipo de planes “garantizas”, brindas seguridad financiera, estabilidad económica y salvaguardas la calidad de vida y el bienestar de los tuyos, de los más quieres.

Entonces, que hay con el espacio vital en donde habitas, el centro en donde gira de tu familia, en pocas palabras Tu Hogar. Es ahí en donde muchas personas pierden la referencia; muchas veces estamos tan inmersos en una gran cantidad de actividades cotidianas que pasamos por alto la gran importancia de contar con estrategias de protección para salvaguardar nuestro patrimonio.

Es indiscutible que en el territorio de nuestro querido México estamos expuestos a una gran cantidad de riesgos por fenómenos naturales; comenzando por que al menos dos terceras partes del territorio nacional están consideradas como “zonas sísmicas”. Por otra parte, gran parte de los estados que tienen la fortuna de pertenecer al litoral mexicano, también están expuestos a ciclones, huracanes, marejadas y este tipo de fenómenos hidrometeorológicos, y por si fuera poco, muchos de los estados ubicados en el centro de nuestro país adolecen de repentinas y constantes inundaciones. Todo ello sin mencionar aquellos estados en donde el riesgo de erupción volcánica es latente en cualquier época del año, manteniendo vulnerables ante ello a grandes comunidades.

Definitivamente con estas líneas no pretendemos transmitir una visión catastrófica de nuestra situación geográfica, sino más bien despertar un sentido de responsabilidad ante la posibilidad de que se presente una eventualidad y dañe severamente nuestro patrimonio.

Existen muchos mitos en relación al seguro de hogar o seguro de casa habitación, muchos podrían pensar que es “muy costoso”. La realidad es que sólo eso, simplemente es un mito.

Gracias a que cada ves más personas han cambiado su forma de pensar y que cada ves más mexicanos han optado por adoptar una actitud más responsable, las compañías aseguradoras han venido perfeccionando sus ofertas para el seguro de hogar, los agentes y asesores de seguros que trabajamos día con día en el sector asegurador, periódicamente nos vamos enterando cómo van evolucionando este tipo de planes de seguros.

Gracias esta condición de mercado, hoy por hoy adquirir una póliza de seguro de hogar o seguro de casa habitación cada ves es mucho más accesible; en la actualidad nos podemos encontrar con primas menores a los $300 pesos m.n. mensuales para un seguro de este tipo, lo que nos deja ver que no se trata de un seguro de alto costo, muchas veces gastamos más dinero en otro tipo de cosas que en realidad ni siquiera son de primera necesidad, por ejemplo: golosinas, productos chatarra, alcohol o cigarros, productos que lejos de beneficiarnos nos dañan la salud.

Ahora bien, la pregunta es ¿Qué te detiene proteger tu patrimonio?….

La realidad es que los mexicanos nos enfrentamos a dos situaciones; la primera se refiere a la falta de información precisa, claro es que todos los días nos enfrentamos a una gran nube de estímulos comerciales, promocionales de todo tipo, anuncios por todos lados, un mundo de consumo en donde el principal objetivo siempre será “vender” o “comprar” cualquier cosa, y pudiéramos decir hasta cierto punto que esto pudiera aceptarse en alguna medida, máxime que vivimos inmersos en un ambiente y dentro sociedad de consumo.

La segunda una cuestión se refiere a nuestra actitud, lo que nos deja una gran responsabilidad no sólo para con nosotros por nuestros esfuerzos, sino un sentido de compromiso para con los tuyos; como jefe de familia tenemos la consigna de velar por el bienestar de nuestra pareja y el de los hijos. Una misiva que nos orilla por cuidar de su bienestar y procurarles las mejores condiciones de vida, en la inteligencia de que cuenten con la mayor cantidad de herramientas para que en su momento las dispongan para el momento en que ellos decían hacer lo propio, es una cuestión de vida.

Entonces, por qué no cuidar al máximo de este patrimonio, prever que si en caso de una contingencia, una eventualidad o un accidente repentino, el impacto económico sea el menor o bien, procurar mitigar dichos efectos. Con base en todo ello, es que a través de estas líneas te animamos a valorar el fruto de tu esfuerzo, a salvaguardar el patrimonio que actualmente tienes y que ha representado seguramente grandes sacrificios, no lo arriesgues, no vale la pena, siempre es mejor contar con el respaldo sólido de un seguro, que te ayudará a hacer frente a situaciones en donde tus capacidades económicas se vean severamente rebasadas.

“Lo importante es salvaguardar a tu familia, tu patrimonio y tu estabilidad económica”

Si te interesa conocer más detalles sobre cómo puedes proteger tu patrimonio y contar con más detalles sobre cómo funciona un seguro de hogar o seguro de casa habitación, te animamos a ponerte en contacto con nosotros para que juntos diseñemos el plan de protección que más te convenga, con un seguro de hogar proteges tu patrimonio, tu economía y a los que más quieres.

“No vale la pena correr riesgos o vivir con miedos, vive con total tranquilidad”
En Corporativo Arval, te acompañamos en los momentos en que más lo necesites.

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados