HaBrO Seguro de Ahorro te ayuda a saldar tu Crédito hipotecario con buenos Hábitos de Ahorro

Pubicado en Oct 5, 2017



Cuando adquirimos un compromiso fuerte y de largo plazo como puede ser una deuda por un crédito hipotecario, regularmente nos llena de emoción saber que mediante este tipo de mecanismos podemos llegar a hacernos de un bien inmueble. Sin embargo, conforme van pasando los meses y con el transcurso de los años, el pago de este tipo de mensualidad se va haciendo cada vez más pesada. En estas líneas te proponemos una estrategia contundente para que a través de HaBrO tu Seguro de Ahorro, logres saldar tu crédito hipotecario en el menor tiempo posible.

Partamos de la premisa de que tu dinero, producto de tus ingresos generados por tu trabajo es la fuente principal para ir sosteniéndote tanto tu como tu familia. Entonces, si este ingreso es la parte medular que te permite mantener cierto nivel de vida, entonces habrá que cuidar con todo detalle la manera de cómo se emplea y cómo lo distribuyes en el día con día, en la inteligencia de encontrar la manera de aplicarlo más eficiente que sea posible.


Si bien es cierto que todos tenemos sueños y metas que buscamos cumplir, no basta con haber adquirido una deuda en forma de crédito hipotecario. La verdadera meta es “saldar” a toda costa esa deuda en el menor tiempo posible y para estos casos tu seguro de ahorro o seguro de inversión juega un papel clave y fundamental para lograrlo…

1. Cambia la mentalidad y el enfoque de préstamo a deuda…
El punto número uno de donde habrá que partir es que, si bien ya has contraído una “deuda” que al final te permite tener posesión de un bien inmueble, esta “deuda” tiene dos aspectos negativos muy importantes que regularmente muchas personas pasan por alto. Primero es ¿cuánto te está costando mantener esa deuda – cuantifica el costo de ese dinero con el paso del tiempo – Te puedes asombrar al saber que la gran mayoría de los créditos hipotecarios te cuestan hasta cuatro veces más del capital que recibiste inicialmente.

Regularmente cuando pagas tu mensualidad, un porcentaje importante de ese pago se refiera a los intereses generados por mantener la deuda y una mínima parte se aplica realmente al adeudo; en cada pago cuantifica qué proporción de éste se está aplicando realmente a la disminución de la deuda. Naturalmente que la las Instituciones Bancarias o Financieras les conviene sobre todas las cosas que se mantenga ese adeudo y el mayor tiempo posible dadas las altas tasas de interés que implica el que tu tengas esa deuda.

Ahora bien, considera cuánto dinero estás dejando de percibir si esta “mensualidad” se estuviera capitalizando en un instrumento como un Seguro de Ahorro o un Seguro de Inversión”. La realidad es que bajo esta premisa tu dinero no solamente “no está produciendo rendimientos” y lejos de esto te estás perdiendo la posibilidad de acrecentar tu capital familiar y por tanto representa una merma importante para tu patrimonio.

2. Saldar el Crédito Hipotecario con un Seguro de Ahorro…
Si bien comprendemos que el contraer una deuda tiene básicamente dos efectos negativos importantes para tu capitalización ya sea porque el costo de mantenerte endeudado es muy alto y porque tu capital no genera rendimientos en tu favor, la cuestión fundamental será buscar la manera de adelantarte en el tiempo y proponerte como meta prioritaria cubrir el capital sobre el préstamo que ya has adquirido.

La mecánica es hacerte de la disciplina y la constancia de hacer la misma aportación – en monto – a tu seguro de ahorro o seguro de inversión. Es claro que en un principio la cuesta puede tornase un poco pesada, pero al final notarás que ganaste mucho más en todos los sentidos.

Si comienzas hacer aportaciones mensuales a tu seguro de ahorro o seguro de inversión que sean equivalentes al costo de tu crédito, éstas comenzarán a generar rendimientos desde el primer día que comiences con este proceso. Lo recomendable es mantenerte firme y constante por lo menos por periodos de seis u ocho meses, paso a paso, pero con la meta firme que ese recurso te salvará en el mediano plazo para que te resulte lo menos costo tu crédito hipotecario con el tiempo.

3. La manera inteligente de amortiguar el impacto financiero…
Como lo planteamos, una vez que ya has acumulado en promedio de seis u ocho aportaciones en tu seguro de ahorro o seguro de inversión y que además, esa capitalización ya te ha generado ciertos rendimientos, entonces lo recomendable es trasladar ese mismo monto e inyectarlo directamente al saldo insoluto del adeudo hipotecario – No en forma de mensualidad – sino que en aportación espacial para que se aplique en firme a tu deuda.

Esta operación tendrá un efecto positivo inmediato, reducirás en este mismo momento el costo de ese dinero; seguramente notarás una disminución importante en los intereses que pagas mes con mes sobre tu crédito hipotecario y en segunda instancia, te dará un pequeño margen adicional para continuar ahorrando en mayor proporción para realizar una segunda aportación especial.

Bajo esta inteligencia de ir inyectando recursos a tu adeudo, paulatinamente notarás una mejoría importante en tus mensualidades sobre tu adeudo y al mismo tiempo podrás ir haciendo cada vez mayores aportaciones en monto a tu seguro de ahorro o seguro de inversión; lo que sin lugar a dudas, acelerará con el paso del tiempo el coste de la deuda, ahorrando y saldando.

Esta operación de “ahorrar para saldar” por periodos de seis u ocho meses consecutivamente, la podrás ir realizado periódica y sistemáticamente durante varios periodos hasta que finalmente se logre disminuir o saldar por completo ese adeudo hipotecario; es una manera inteligente de amortiguar el impacto financiero hacia tu patrimonio y al final que la adquisición de ese bien inmueble realmente se sume a tu capital familiar y que no haya sido el motivo por el cual nunca lograste construir cierta fortuna familiar.

Si estás dispuesto a comenzar un proceso estratégico para salir de deudas de una vez por todas, sin importar cual haya sido su naturaleza, te animamos a acercarte con nosotros y juntos diseñemos el plan de ahorro ideal a través de los buenos hábitos y mediante tu seguro de ahorro o seguro de inversión para que comiences a capitalizar de la manera más eficiente posible…

“Ahorrar no es guardar lo que sobra, es una actitud responsable hacia el futuro”

Si estás interesado en conocer cómo puedes adquirir un seguro de ahorro, un seguro de inversión que te permita conformar un respaldo financiero sólido y construir un patrimonio real, te animamos a ponerte en contacto con nosotros para que juntos diseñemos el instrumento de ahorro que responda a tus necesidades particulares y objetivos financieros de corto, mediano y largo plazos, sin lugar a dudas contando con buenos hábitos de ahorro te sorprenderás de la capacidad de ahorro que puedes alcanzar.

Acércate con nosotros, juntos diseñaremos el modelo comercial que nos permita
llevar a tu negocio a un siguiente nivel, estratégica y eficientemente.

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados