+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


Siempre nos enfrentamos al gran dilema entre ahorrar o invertir nuestro dinero. ¿Cuál será la mejor opción?, ¿En donde podrá ser más productivo nuestro dinero?… Estas son las interrogantes que nos circulan de un momento a otro, máxime que sabemos que, si elegimos cualquiera que fuera el camino, no habrá retorno, dado que no podremos regresar el tiempo para averiguar el resultado de uno u otros.

En estas líneas buscamos ampliar un poco el panorama sobre cuál es la mejor decisión para hacer más productivo nuestro dinero a lo largo del tiempo, esperando que al final tengas más elementos que te ayuden a tomar el camino que consideres sea el correcto.


Primeramente, cuando hablamos de “invertir”, nos enfrentamos a dos vertientes reales, la primera es, seleccionar un mecanismo, un negocio o un grupo de comerciantes o emprendedores en los cuales proveerlos de recursos financieros con la buena intensión de que sus iniciativas prosperen y que al final, esta semilla que les previmos rinda frutos y suficientes beneficios para que podamos recibir un retorno de nuestra inversión.

Definitivamente que esta ruta de “inversión” estaría condicionada a una serie de condiciones fortuitas para que al final rinda sus frutos. También no está por demás decir que, que si todos los elementos confluyen para que estas iniciativas comiencen a ser productivas financieramente hablando, esto tomará su tiempo, los resultados si bien no serán inmediatos, los beneficios podrían tener rendimientos sin precedentes.

Antes de continuar con el tema, no está por demás enfatizar que en materia de inversiones, existe una premisa fundamental que nos muestra que “a mayor riesgo, mayor será la ganancia”, pero en caso contrario, en esa misma proporción también será la pérdida. Lo que nos alerta a determinar con total precisión los factores de riesgo que intervengan en una operación de este tipo. Siempre habrá que tener certeza, más que sobre las ganancias de la operación, prever la perdida máxima probable y la pérdida máxima posible.

Por otra parte, la otra cara de la moneda radica en el “ahorro”, que significa ir separando una cantidad significativa de nuestros ingresos y destinarlos a un fondo que se vaya acumulando con el paso del tiempo.

Hoy en día contamos con diferentes instrumentos de ahorro, los más comunes son los instrumentos bancarios, que por su propia naturaleza nos ofrecen un determinado rendimiento si es que dejamos nuestros recursos depositados en la banca, como pudieran ser los cetes, bonos, pagafes, etc. Mecanismos que nos ofrecen un rendimiento garantizado por un periodo de tiempo determinado.

Ahora bien, el rendimiento que nos ofrece la banca, siempre es muy bajo con respecto a la inflación y al crecimiento del PIB. Cabe hacer notar que bajo estas circunstancias y tomando en cuenta la economía nacional en la que nos desenvolvemos, puede ser más costoso ahorrar con el banco que mantener tu dinero debajo del colchón, literalmente, los bancos te cobran grandes comisiones simplemente por mantener tu dinero en sus arcas.

Ya que hemos tocado el tema del ahorro, hoy en día mantener un ahorro personal fuera del sistema financiero, es decir, guardando tu dinero en una alcancía, pudiera ser más rentable, pero también se corre una serie de riesgos. El primero es que en algún momento tus ahorros pudieran ser sustraídos por personas mal intencionadas, o sea que te lo roben. Un segundo riesgo es que puedes perder todo tu dinero en caso de un sismo o eventualidad que afecte la integridad de tu hogar y finalmente, el tercero es que tu ahorro está sujeto a devaluarse en caso de se presente un cambio en la paridad de nuestra moneda. Definitivamente que tomando en cuenta estos y muchos más riesgos a los que estarías expuesto, este es un método que no lo recomendamos bajo ningún punto de vista.

Con estas líneas ya podemos hacer una reflexión importante; cuál camino seguir, ahorrar o invertir… Si se trata de invertir, habrá que saber cómo hacerlo y si decidieras ahorrar también habrá que saber de qué manera conformar un ahorro seguro.

Pués bien, es claro notar que para “invertir eficientemente” habrá que desarrollar ciertas habilidades para determinar que nuestros recursos tomarán buen camino y mientras tanto no podremos disponer de ello, en caso de que fuera necesario. Por el otro lado, sabremos que ahorrar requiere de forjarnos un hábito, que nos permita ir capitalizando poco a poco nuestro ahorro y que en un momento dado, podremos echar mano de ello en caso de una necesidad repentina o de una urgencia.

Los que buscamos hacer productivo nuestro dinero, hoy tenemos una gran ventaja, el seguro de ahorro e inversión. Efectivamente se trata de un instrumento operado por una compañía de seguros que te permite ahorrar e invertir de manera muy eficiente tu dinero.

Un Seguro de Ahorro e Inversión es justamente eso, asegurar que tu ahorro tomará el nivel que deseas en el periodo de tiempo en que lo esperas. Para ello, las compañías aseguradoras invierten a escala los recursos de todos sus ahorradores para alcanzar los mayores rendimientos posibles y de este modo, garantizar que logres tus objetivos. 

Además, con un seguro de ahorro e inversión siempre viene acompañado de una prima de seguro de vida, de tal manera que si por alguna razón no pudieras continuar con la conformación de tu ahorro por un accidente o por una incapacidad, la compañía continuará realizando tus aportaciones para que al final cuentes con el capital que esperas.

“Ahorrar no es guardar lo que sobra, es una actitud responsable hacia el futuro”

Si estás interesado en conocer más sobre como opera un Seguro de Ahorro e Inversión y te gustaría conformar un patrimonio a través de estos instrumentos, que lejos de generarte algún riesgo, te garantizan el cumplimiento cabal de tus objetivos financieros, te animamos a ponerte en contacto con nosotros y juntos determinemos el plan de ahorro que más te convenga y te permita alcanzar tus objetivos eficientemente.

Acércate con nosotros, juntos diseñaremos el modelo comercial que nos permita
llevar a tu negocio a un siguiente nivel, estratégica y eficientemente.

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados