+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


Todos los que conducimos un vehículo nos enfrentamos en un momento dado a solicitar una póliza de seguro de auto, algunas personas se limitan a adquirir su póliza simplemente por cumplir un requisito, otras por la creencia de que, si algo le llegara a pasar a su auto, éste les será reparado, pero al final una póliza de seguro de auto es por mucho, más que eso, es un mecanismo de protección sumamente importante.

En estas líneas buscamos una manera de enfatizar cuan importante es contar con la protección que te ofrece una póliza de seguro de autos y como puede influir trascendentalmente en tu estabilidad económica e inclusive, en tu vida.


En los casos en que las personas adquirieren un seguro de auto simplemente por cumplir un requisito, entonces habrá que estar muy conscientes de ello, sabremos que al momento de ocurrir cualquier eventualidad, entonces lo único que podremos esperar son servicios mínimos, o simplemente servicios que nos ofrecerá la aseguradora también, para cubrir el requisito y nada más.

Regularmente en este tipo de seguros nos encontramos con pólizas de bajo costo y con servicios sumamente limitados, no sería posible ni congruente exigir servicios de primerísima calidad cuando lo que buscamos es simplemente cumplir un requisito.

Partamos de la premisa en que al adquirir una póliza de seguros para tu auto es tan solo para cubrir los daños que llegara a sufrir tu vehículo a consecuencia de un accidente. Esta manera de pensar es correcta y es uno de los objetivos de tu seguro de auto, pero no necesariamente es el más importante; podríamos decir que es el de menor importancia.

Lo más valioso de tu póliza de seguro de auto es y siempre serán las coberturas de Responsabilidad Civil. Comprendiendo esta cobertura, representa el pago de los daños o perjuicios que ocasionemos a terceros ya sea en sus bienes o en sus personas.

Nuestra visión siempre debe centrarse en contar con este tipo de coberturas perfectamente bien instaladas en nuestra póliza. Es decir, que sea declarada en la carátula de póliza en un renglón específico y que se exhiban con toda claridad las sumas aseguradas o bien, los límites de protección que nos ofrece nuestra póliza.

Pues bien, planteemos un ejemplo simple, pero con altas probabilidades de ser posible; imaginemos que en un día regular de repente nos vemos envueltos en un percance en donde naturalmente resultan daños a nuestro vehículo, pero además un tercero que transitaba en motocicleta además de los daños a su moto, presenta lesiones en su cuerpo delicadas y que al final, a consecuencia del percance, también se ve afectado un semáforo (daños a la nación).

En principio podemos pensar que se pudiera tratar de un siniestro poco probable, pero en la realidad esto sucede frecuentemente y con complicaciones mayores a lo que nos pudiéramos imaginar.

Entonces a qué nos enfrentamos: en principio sin importar quién tuvo la culpa, ya que ante una situación así esto pudiera ser irrelevante, inicialmente habrá que hacer frente a las lesiones que haya sufrido las personas; esto amerita ambulancia, atención médica de primera instancia, posterior a ello, tratamientos, terapias y rehabilitación, naturalmente honorarios médicos, análisis clínicos e insumos médicos y por supuesto medicamentos.

La segunda parte del siniestro se trata de la cuestión legar, ya que en el evento resultaron personas con lesiones, los conductores quedan en calidad de detenidos por las autoridades hasta que se clarifique su situación legal y se deslinden responsabilidades.

Abordar esta situación invariablemente requiere de contar con un buen soporte de abogados “asistencia legal”, que nos ayuden a sobrellevar el proceso ante las autoridades y por tanto, recursos importantes; además de las multas e infracciones habrá que pagar seguramente algún tipo de fianza para obtener la libertad de los detenidos y afrontar el proceso sin necesidad de permanecer en los “separos”.

La tercera afectación que tendremos que hacer frente es en lo relativo a los daños al semáforo, que como todos sabemos, los costos en los pudiéramos incurrir pueden ser sumamente altos y también requeriríamos de la asistencia jurídica ya que daños a la nación esta tipificado como delito grave, aquí también se requiere del pago de una fianza si la autoridad nos los autoriza o lo permite.

Finalmente y por último, tendremos que hacer frente a los daños de los vehículos involucrados en el siniestro, que al final de cuentas, estos pueden ser insignificantes en comparación a la serie de responsabilidades en la que hemos incurrido.

Hasta aquí, ¿Ha cambiado tu percepción de tu seguro de auto?… Entonces, la principal razón de ser de tu seguro de auto, no se centra en los daños que sufran los vehículos, se trata de tener las capacidades y la protección suficiente para enfrentar una eventualidad o un siniestro que pudiera resultar complejo y costoso.

Tener plena conciencia y claridad sobre el tipo de protección que disponemos al adquirir un seguro de auto es fundamental para evitarnos problemas graves. Nuestra recomendación siempre se centra en comprender con total claridad las condiciones de tu póliza y tener toda la certeza de los niveles de protección con los que contamos en un momento dado para hacer frente a una situación delicada, invariablemente.

Si tienes dudas sobre tu seguro de auto que tienes o te gustaría recibir más información sobre cómo puedes adquirir un seguro de autos de acuerdo con tus necesidades, estilo y ritmo de vida, que te brinde sólida protección en un momento dado frente a una eventualidad, te animamos a ponerte en contacto con nosotros para que juntos diseñemos el plan de protección más adecuado, sin que tengas que pagar más por ello.

“No corras riesgos, conduce tranquilo”

En Corporativo Arval te acompañamos en los momentos en que más lo necesites”

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados