+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


Aunque todos sabemos la importancia que tiene el ahorro, muy pocas personas llegan a comprender el valor que tiene forjarnos el hábito separar una parte de nuestros ingresos para destinarla al ahorro.

Si bien es cierto que cohabitamos en un ecosistema en donde el consumo, el gasto banal y la deuda son elementos que influyen en nuestras decisiones financieras, en estas líneas buscamos hacer un exhorto para salir del sistema, que esta intensión no signifique alterar dramáticamente tus hábitos de consumo, sino más bien, tomar decisiones conscientes sobre el destino que das a tus ingresos, a tu dinero.


Primera recomendación: NO comprar por impulsos; muchos recursos “invierten” las empresas por comprender e influir en las decisiones de compra de las personas. En realidad, las empresas hacen lo correcto; invierten recursos para obtener su capital más jugosos rendimientos sobre su inversión. La otra parte de este ejercicio comercial está en le “consumidor”, “el que compra”, “el que termina entregando su dinero por recibir algún tipo de bien o servicio.

El punto es estar totalmente conscientes de la manera en cómo vas a ocupar tu dinero. Una estrategia para no caer en los impulsos es “crear listas”. Las listas se forman desde casa, con los días vas anotando rigurosamente todo aquello que se va consumiendo y que es necesario para gestionar tus actividades cotidianamente. Al paso del tiempo tu lista de compras será muy precisa y una revisión de ésta antes de ir al resurtir esos insumos, te hará decidir sobre la necesidad de “gastar” en insumos innecesarios.

Con tu lista de compras ya depurada, la podrás resurtir con más precisión y claridad de lo que realmente se requiere, también te ayudará a enfocar tu atención en solo en tus objetivos, evitando sumar insumos obsoletos o no indispensables. Sin lugar a duda, notarás que tu cuenta del supermercado será mucho más realista y económica.

Segunda Recomendación: Maneja tus pagos en efectivo; este punto tiene que ver con nuestros procesos mentales y la manera en la conceptualizamos el uso del dinero. La realidad es que si manejas efectivo (billetes y monedas) para hacer uso de tu dinero, nuestra mente puede dimensionar de mejor manera la cantidad de dinero que pagamos. Cuando pagamos con medios electrónicos, la experiencia es diferente, percibimos emisiones por lo que adquirimos, sea cual sea la compra, pero no dimensionamos el valor del dinero. Estos medios pueden poner en riesgo nuestra capacidad de valor, por lo que te recomendamos evitar el uso de estos medios en la medida de lo posible, hasta que se logre una mejor conceptualiación de las cantidades.

La otra ventaja que tiene manejar partidas en efectivo es que inconscientemente ya cuentas un cierto “presupuesto” sobre de lo que vas adquirir, de modo tal que bajo esta mecánica, tendrás mayores posibilidades para negociar precios o cuidar costos en la inteligencia que no habrá más recurso para tal operación.

Tercer Recomendación: Una estrategia de ahorro muy efectiva es el manejo del “redondeo”. Es decir, si recibes tus ingresos con cantidades abiertas, por ejemplo: $369.25, $572.44, $119.00, etc. nuestra recomendación va en el sentido de redondear tu presupuesto a grandes números, siguiendo las cifras del ejemplo, quedarían: $350, $550, $100, o siendo más estrictos, quedarían: $300, $500, $100. Esta operación te deja un margen “los picos” para conformar tu ahorro sin que esto afecte la economía regular.

Una recomendación final y la más importante: Ahora bien, que pudiéramos hacer con el resultado de esas pequeñas economías que has realizado en tu lista de compras, con los restos de los pagos en efectivo y con los “picos” que omitimos en las cantidades de los ingresos. La cantidad resultante conviértela en una “aportación”. En efecto, una aportación destinada a capitalizarse en a un Seguro de Ahorro e Inversión. ¿Por qué un Seguro de Ahorro e Inversión?…

Recomendamos conformar tu ahorro mediante este tipo de planes, ya que no te cobran comisiones por manejo de cuenta (como en el caso de cuentas bancarias), Tienes la garantía de que “cada peso” que “inviertas” en tu seguro de ahorro e inversión, además de que los recibirás integro al momento que lo requieras, también te estará generando rendimientos, que junto con tu capital y tus aportaciones, podrás ir conformando montos cada vez más importantes, mismos que pueden convertirse en tu capital patrimonial.

Conformar un capital patrimonial importante, te permitirá lograr una mejor estabilidad económica, saber que cuentas con un respaldo financiero siempre te motivará a cuidarlo y muchas veces te incentivará a acrecentarlo cuando recibas ingresos extraordinarios.

Además, junto con tu seguro de ahorro e inversión no solamente garantizas que recibirás una cifra importante después de haber transcurrido el tiempo, sino que si durante ese trayecto te llegaras a incapacitar o llegaras a faltar, tu o tu familia, podrán contar con el total de suma asegurada comprometida, asegurando un patrimonio sólido cuando concluyas tu etapa laboral o en su caso, garantizar su estabilidad económica para que no les haga falta nada, gracias a tu constancia, previsión y buenos hábitos de ahorro.

“Ahorrar no es guardar lo que sobra, es una actitud responsable hacia el futuro”

Si estás interesado en conocer más sobre como opera un Seguro de Ahorro e Inversión y te gustaría conformar un patrimonio a través de estos instrumentos, que lejos de generarte algún riesgo, te garantizan el cumplimiento cabal de tus objetivos financieros, te animamos a ponerte en contacto con nosotros y juntos determinemos el plan de ahorro que más te convenga y te permita alcanzar tus objetivos eficientemente.

Acércate con nosotros, juntos diseñaremos el modelo comercial que nos permita
llevar a tu negocio a un siguiente nivel, estratégica y eficientemente.

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados