+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


Invariablemente contar con una póliza de seguro de hogar o seguro de casa habitación vigente al momento de presentarse una eventualidad o siniestro, representa una gran ventaja y un mecanismo de protección importante para nuestra economía personal o familiar.

Es un hecho que ninguna persona en su sano juicio va a exponer su patrimonio o poner en riesgo su estabilidad económica ante una eventualidad; estos son justamente los momentos de verdad en los que un seguro de hogar o seguro de casa habitación cristaliza su capacidad de protección.

Si bien es posible que a través del seguro no se cubra la totalidad de los daños en un momento dado, la realidad es que siempre fungirá como un amortiguador para que el impacto económico que se pudiera ocasionar no se vea afectada nuestra estabilidad financiera de manera importante.

No está por demás mencionar que, al contratar un seguro de hogar, cuentas con la protección para mantener tu patrimonio seguro cuando se presenten situaciones fuera tu control. Te brinda la seguridad de que tu esfuerzo y todo lo que has logrado se mantienen cubiertos en alguna medida por tu póliza, la construcción, tus pertenecías y los posibles daños que se pudieran causar a terceros a consecuencia de un accidente o un incendio, principalmente.

Al contar con un seguro de hogar o seguro de casa habitación obtienes protección para tu patrimonio por robo con violencia o sin violencia, incendios, explosiones, los bienes dentro del hogar, daños por desastres naturales, daños por fallas eléctricas, rotura de cristales, afectaciones por fugas de agua, daño por fallas estructurales, así como accidentes de terceros que afecten la integridad de tu propiedad o en su caso, ampara los daños que se pudieran causar a terceros a consecuencia de un accidente o un siniestro en tu propiedad.

Si en tu hogar ha ocurrido alguna de las eventualidades anteriormente enlistadas, puedes hacer válida la póliza de tu seguro de hogar presentando documentos y evidencias que muestren tus pérdidas y hacer valer tu derecho a recibir un porcentaje del dinero o la reparación total de las partes afectadas en el inmueble, para tales efectos te recomendamos considerar los siguientes puntos para hacer válido tu seguro.

1. Es importante que conozcas muy bien las coberturas de tu seguro de hogar.

2. Acopia y presenta todo tipo de evidencia que muestre los daños ocurridos.

3. En la medida de lo posible, recopila las facturas de los bienes que se han dañado.

4. Notifica el siniestro y los daños que se han presentado a la aseguradora lo más pronto posible y del mismo modo, acércate a tu asesor de seguros para que guíe en este proceso.

Es muy común que, al adquirir una nueva propiedad, los seguros que se originan con motivo de la apertura de un crédito hipotecario o por el préstamo de una financiera busquen mantener tu propiedad en óptimas condiciones, que en caso de presentarse detalles menores se resuelvan.

Regularmente este tipo de seguros de casa habitación son “productos estándar”, muchas veces se limita a cubrir sólo percances menores que no afecten la estructura principal del inmueble u otro tipo de gastos mayores y por tanto, las indemnizaciones no representan un costo importante tanto para las aseguradoras como para el mismo propietario, se trata de un tipo de pólizas más orientadas a resolver principalmente detalles de mantenimiento.

Es por ello que, se torna verdaderamente importante cerciorarnos que contamos con un seguro de hogar o seguro de casa habitación completo, debemos asegurarnos de contar con la mayor protección posible, teniendo en mente que esto será más bien es una protección para tu inversión más que un gasto.

5. Iniciar el proceso de conciliación: Una vez que se ha iniciado el trámite de reclamación con la compañía de seguros, es importante ir evaluando los daños a través del ajustador, esta persona representa los “ojos” de la aseguradora para ayudarte hacer frente a tal eventualidad.

En el caso de que la cantidad de indemnización que haya propuesto el ajustador de seguros consideres que no sea suficiente para cubrir tus pérdidas, o no la consideres adecuada, podrás apelar a ese monto y comenzar un nuevo proceso de conciliación, en donde se realizará otra inspección y junto con la compañía, se buscará llegar a un acuerdo balanceado para todas las partes involucradas.

También es importante mencionar que dependiendo de la gravedad y/o complejidad del siniestro, este proceso podría tomar mayor tiempo, requerir mayor documentación, todo dependerá de los puntos importantes para la adecuada evaluación del siniestro.

En cualquier caso, es un hecho que, ante eventualidades que requieran reacción inmediata, puedes tener plena seguridad de que, ante esas situaciones inesperadas o peligrosas, tú y tu familia estarán seguros, podrán contar los medios para tener la debida protección que te ahorrará desgaste y tiempo valioso que puedes utilizar para recuperarse y seguir adelante para reconstruir tu patrimonio.

“Lo importante es salvaguardar a tu familia, tu patrimonio y tu estabilidad económica”

Si te interesa conocer más detalles sobre cómo puedes proteger tu patrimonio y contar con más detalles sobre cómo funciona un seguro de hogar o seguro de casa habitación, te animamos a ponerte en contacto con nosotros para que juntos diseñemos el plan de protección que más te convenga, con un seguro de hogar proteges tu patrimonio, tu economía y a los que más quieres.

“No vale la pena correr riesgos o vivir con miedos, vive con total tranquilidad”
En Corporativo Arval, te acompañamos en los momentos en que más lo necesites.

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados