+52 (55) 5605 4800 info@arval.com.mx


En cuestión del seguro de auto, siempre es muy común escuchar a personas cercanas a nosotros quejarse amargamente de su compañía de seguros, nos enteramos frecuentemente que “no quieren pagar”, que “no dieron el servicio”, “la atención nunca fue como lo que esperaban” o simplemente que “son un fraude”. La realidad es que todas las compañías de seguros son buenas y todas al mismo tiempo, todas ellas son muy mala opción para contratar con alguna de ellas nuestros seguros, te explicamos por que sucede esto.


Siempre es muy fácil “echarle la culpa a los demás”, es un recurso muy inteligente de una mente sumamente inmadura. La realidad es que cada compañía ofrece al mercado sus diferentes propuestas, digamos productos y promociones para ofrecer el seguro de auto.

Veamos con un poco de más detalle, un seguro de auto es un contrato que se establece entre la compañía de seguros y su asegurado. Es un contrato de buena fe, en donde además de establecerse el nivel de responsabilidades que la aseguradora mantendrá con nosotros en caso de una eventualidad, también existe junto con cada póliza de seguros un libreto que se reconoce como “condiciones generales del seguro”.

Creemos que no hay ni buenas, ni malas compañías de seguros, lo que si podemos afirmar que hay buenos y malos vendedores, al mismo tiempo que nos encontramos con buenos y malos compradores de seguros.

La relación es simple, cuando nos vemos en posibilidad de adquirir una póliza de seguro de auto, pocas personas son los que realmente se detienen a analizar lo realmente están “comprando”. Este es el principio de una infinidad de problemas e inconformidades; siempre nos quedamos con lo que nos “dijeron” sin tomar la responsabilidad de cerciorarnos realmente que las coberturas y condiciones del seguro respalden las afirmaciones del vendedor de seguros.

Una precisión, nos referimos como “vendedor de seguros” a aquellos que aun teniendo la facultad de intermediar productos y servicios del sector asegurador, manipulan la información para hacerles creer a sus asegurados que cuentan con algo diferente a la realidad, esas personas, bajo ningún punto de vista, no merecen recibir el titulo de asesor profesional de seguros, evidentemente:

La otra cara de la moneda radica en el nivel de responsabilidad que imprimimos al momento de adquirir una póliza de seguros. Siempre es muy recomendable hacernos un espacio para leer y comprender con todo detalle las coberturas que estamos contratando y sobre todo las condiciones generales de la póliza.

Darnos el tiempo para comprender el nivel de protección que estamos adquiriendo es una responsabilidad de cada uno, veámoslo de esta manera; al final cada aseguradora coloca en el mercado sus productos; ni buenos ni malos, simplemente ofrece lo que ofrece en base a su experiencia siniestral y objetivos comerciales. Lo que nos deja situados con la responsabilidad de decidir si eso que ofrecen las aseguradoras o alguno de sus productos son o no convenientes para nuestros intereses o expectativas de aseguramiento.

Por otra parte, si bien las compañías de seguros ofrecen una amplia gama de productos al mercado, más aun cuando se trata del seguro de autos, entonces tenemos que verificar con total claridad todo tipo de información que nos brinde el agente de seguros.

Del mismo modo, el vendedor de seguros puede hacer ciertas afirmaciones que nos abra una serie de expectativas, ante eso como asegurados, tenemos que corroborar todos esos ofrecimientos. Sin embargo, un asesor profesional de seguros jamás nos va a persuadir a que le “compremos un seguro”. Su visión es totalmente diferente, el asesor siempre va a velar por que cuentes con la debida protección financiera, para que tu economía personal o familiar no se vea afectada en caso de presentarse una situación de gravedad que ponga en riesgo tu patrimonio.

Una realidad contundente, es que debemos comprender que existe una gran diferencia entre un “vendedor de seguros” y un “asesor profesional de seguros”, su visión es abismalmente distinta, mientras que el primero su intención es vender, el asesor siempre se enfocará en buscar las mejores maneras de “proteger” tu estabilidad economía.

Finalmente, es una responsabilidad importante comprender con total claridad lo que se esta adquiriendo a través de una póliza de seguro de auto, es una responsabilidad que recae en cada quien. Por ello, siempre te vamos a recomendar que antes de adquirir un seguro, inclusive de cualquier tipo, acércate con un asesor profesional de seguros, con ello te ahorrarás muchos disgustos y malentendidos, Además, un asesor profesional de seguros siempre te guadará correctamente y estará con la mejor disposición a tu servicio, sobre todo en los momentos en que más lo necesites.

Si tienes dudas sobre tu seguro de auto que tienes o te gustaría recibir más información sobre cómo puedes adquirir un seguro de autos de acuerdo con tus necesidades, estilo y ritmo de vida, que te brinde sólida protección en un momento dado frente a una eventualidad, te animamos a ponerte en contacto con nosotros para que juntos diseñemos el plan de protección más adecuado, sin que tengas que pagar más por ello.

“No corras riesgos, conduce tranquilo”

En Corporativo Arval te acompañamos en los momentos en que más lo necesites”

Líneas Personales | Programas Empresariales | Programas Especializados